Artículo escrito para Predicación Expositiva
Por Rodrigo Avila

Cómo evaluar un sermón objetivamente

A veces puede ser difícil determinar cuándo un sermón es bueno, mediocre, o malo. Algunos sermones pueden ser considerados como buenos debido a la pasión con la que son predicados aun cuando el mensaje no sea basado en una exégesis cuidadosa. Por otro lado, algunos mensajes son tenidos como provechosos porque su contenido es bíblico aunque su presentación sea un tanto aburrida y apática con los oyentes. Esta falta de balance puede hacer que la evaluación de sermones se vuelva subjetiva. Pero así como un carpintero tiene herramientas que permiten que su trabajo sea más eficiente así también un predicador debe conseguir herramientas que le ayuden a desarrollar su tarea de forma más efectiva.

Una buena herramienta

¿Es posible ser objetivo cuando evaluamos un sermón? Creo que la respuesta es sí. Y una manera práctica de hacerlo es a través del uso de un formulario de evaluación. Un formulario de evaluación es una herramienta para predicadores y profesores de predicación que permite evaluar un sermón con objetividad .

¿Cómo funciona?

El formulario que pongo a disposición más adelante es prácticamente auto explicativo. Sin embargo, quiero dar unos cuantos pasos y observaciones para asegurar su uso correcto.

  1. Baja el documento en PDF aquí, o en XLS aquí.
  2. Imprime el documento.
  3. Mientras escuches un sermón, llena los espacios con la calificación que corresponda a cada área (ejemplo, 2/2, 2/3, 1/2, 8/10, 6/10, etc.).
  4. Una vez que el sermón ha finalizado, suma todos los puntos para obtener la calificación total cuyo puntaje máximo es de 100 puntos. Probablemente ni Spurgeon hubiera obtenido esta calificación perfecta así que el evaluado no debe sentirse mal si no obtiene una calificación muy alta. En el seminario solíamos decir que solo Cristo tendría un 100.
  5. Si no estás familiarizado con cada punto del formulario, una buena opción sería consultar un buen libro de predicación.
  6. Otro uso que el predicador puede darle a este formulario es el de analizar su sermón antes de que lo predique para ver si contiene lo necesario.

Una noble tarea

El predicador jamás debe tomar su labor a la ligera, él debe “procurar con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Tim 2:15). Este mandato implica que su predicación debe ser excelente tanto en el contenido como en la presentación. Y espero que este simple formulario nos ayude a todos a mejorar nuestra predicación de manera que la iglesia sea bendecida y el nombre de Dios glorificado.

 

Esposo de Sheila y padre de Ian y Evan. Pecador redimido por la Gracia Soberana de Dios y llamado al plantamiento de iglesias en America Latina.
Rodrigo Avila, Predicador Graduado del Master's Seminary, sirve en el ministerio Gracia a Vosotros